miércoles, 15 de abril de 2009

Pequeño Homenaje a Ed "Big Daddy" Roth {PART 1 }

Hoy toca JOOLZ con la canción THE STAND para amenizar el relato. Disfrutadlo porque es un temazo.





Ed Roth nació en 1932 en Beverly Hills, y era de origen aleman. Sus estudios de mecánica junto con su pasión por la ilustación y el dibujo fueron la mezcla explosiva que convirtieron a Roth en lo que realmente es: una Leyenda en el mundo Hot Rod y uno de los gurús de la Kustom Kulture.
Sus inicios profesionales en el mundo del motor fueron con el pin striping, una técnica consistente en decorar coches a pincel mediante trazos finos hechos a mano y en la que otras leyendas como Von Dutch tenían ya su reputación forjada.



El nombre del primer taller de pintura en el que Ed trabajó no se podía haber elegido mejor: “The Crazy Painters”. Como todos los genios Roth tenía algo de loco, solo hace falta ver la actitud con la que aparece en la mayoría de sus fotos. Gracias a sus buenos haceres Ed alcanzó una fama merecida con sus trabajos que rápidamente sobrepasó las fronteras del condado de Los Angeles.
A finales de los 50 Roth empezó a expandir sus negocios; los Car Clubs estaban a la orden del día, y lo que empezó como un hecho puntual: Personalizar con spray la camiseta de un miembro del club con una caricatura suya encima de su Hotrod se convirtió en un filón y todo un negocio.



En 1959 Roth dejó a los Crazy Painters y creo los Roth Studios. En los Roth Studios se personalizaban desde camisetas mediante serigrafia hasta carrocerías de coches con un material nuevo y revolucionario: La fibra de vidrio. Las "weirdo shirts", se convirtieron en material de culto para todos los Hot roders, camisetas grotescas en las que aparecían monstruos alocados pilotando hot rods rodeados de llamas y humo. Muchos atribuyen a Roth el cambio en la manera de vestir que experimentó la sociedad americana, se dice que después de Roth las camisetas lisas pasaron a la historia.

Pero lo que a Roth realmente le llenaba era la creación de vehículos. No digo coches porque seguramente muchos de sus inventos no se pudieran considerar como tal. Su primer vehículo creado desde 0 fue el Excaliber de 1959 (curiosamente mal escrito por Roth ya en su día). El Excaliber que posteriormente se denominaría Outlaw (seguramente por no parecerse a nada de lo que se había visto hasta la fecha) era un vehículo descapotable con un motor de Cadillac del '49 V8. Su carrocería estaba hecha al 100% con fibra de vidrio y suponía un concepto radical, diferente y personal que solo un genio como Roth podría haber dado a luz. Fue considerado por muchos una obra de arte sobre ruedas,






La revista Car Craft no dudó en colocar en su portada al Outlaw y esto le supuso a Roth la repercusión mediática suficiente para alzarse hasta la cúspide del panorama customizador de coches de la época. El éxito que rodeaba a Roth le llevó a firmar un contrato con Revell. La marca estadounidense reprodujo el Outlaw y además se aseguró la exclusiva de los posteriores coches que Roth creaba año a año. Revell apodó a Roth "Big Daddy", apodo muy común entre los beatnicks de la época que solían lucir perilla al estilo Ed Rothiana. La saga de coches y sus réplicas a escala se alargó durante varios años. Coches como el Beatnick Bandit, el Rotar (un curioso vehículo-platillo con dos grandes hélices invertidas que supuestamente servían para hacerlo volar y que en su acto de presentación hirió a 5 espectadores), el Mysterion, el Road Agent, el Orbitron, el Surfite, el Druid Princess (construido para la serie de la Familia Addams pero que no llegó a aparecer por la repentina suspensión de la misma, y que incluía un ataúd de niño en su parte trasera para alojar la batería).






































Mañana continuaremos....

No hay comentarios:

Publicar un comentario